Sois muchos los que me escribís preguntándome por más destinos de viajes en familia, por eso que hoy en Sweet Ale os recomendamos un destino sorprendente, Madeira. Una isla que pertenece a Portugal, con un clima muy agradable durante todo el año, paisajes de origen volcánico, acantilados de vértigo, pueblecitos pintorescos y un montón de cosas qué hacer para disfrutar de unas vacaciones en familia.

Pablo en Madeira

Para disfrutar al máximo la isla, esto es lo que no debéis perderos si viajáis a Madeira:

Cuevas de São Vicente:

Están situadas al norte de la isla, en un valle rodeado de montañas de frondosa vegetación.

niños vegetación

Visitar estas cuevas siempre es una excursión interesante para hacer con los niños, donde podremos ver el origen volcánico de la isla. Durante media hora se recorren, a través de túneles, las distintas galerías donde se originaron las formaciones geológicas, las estalactitas volcánicas, así como pequeños lagos de agua transparente. El más llamativo es el Lago dos Desejos.

Cuevas de Sao Vicente

Funchal:

La capital de Madeira es la ciudad más grande y el principal motor comercial de la isla. Está situada en la zona sur y su puerto es uno de los más populares como escala de cruceros. Es una ciudad muy animada y colorista, pero de ambiente tranquilo y relajado. Una ciudad cosmopolita con gran variedad de Hoteles con vistas al oceáno atlántico. Actualmente está considerada como una de las ciudades más limpias y seguras de Europa.

Funchal

En Funchal os aconsejamos pasear por la Zona Velha, donde un grupo de artistas (escultores, pintores y arquitectos) relanzaron un deteriorado casco histórico, para convertirlo en una especie de museo al aire libre, donde en alrededor de seis calles todas las puertas están pintadas, decoradas con obras de arte. Una zona muy curiosa, que atrae a muchos turistas.

puertas zona velha funchal

Puertas zona velha

Mercado dos Lavradores:  Como ya sabéis en Sweet Ale, siempre decimos que los viajes y la gastronomía van de la mano. Es por eso que en nuesro viaje a Madeira no podía faltar una visita al Mercado dos Lavradores en Funchal. Allí encontramos los productos típicos de la gastronomía de la isla, y disfrutaremos con la enorme variedad de flores exóticas, frutas tropicales, etc.

Mercado dos Lavradores

Santana:

Es una de las visitas obligadas si viajáis a Madeira; son un conjunto de casas de campo típicas, de forma triangular, pintadas de colores vivos y con tejado de paja. Un sitio curioso de ver, muy pintoresco y bien cuidado. Aunque su origen se remonta al siglo XVI, actualmente están destinadas a la venta de productos típicos, como licores, vinos, productos artesanales como cestería, bordados, etc.

casas de santana

Eira do Serrado:

Es una sierra que se encuentra a 25 minutos al norte de Funchal; es uno de los lugares más bonitos de Madeira. Las vistas y el color verde de las montañas son impresionantes. El Curral das Freiras (el Valle de las Monjas) es una zona boscosa, famosa por ser una tierra de castañas y cerezas. Esta apartada y pequeña población situado en el corazón de Madeira, era un lugar de refugio para las monjas que en el siglo XVI sufrían los ataques de los piratas que asaltaban la isla.

paisaje montañas eira do serrado

cartel eira do serrado

Si hacéis esta excursión os llevará prácticamente el día entero, por lo que os recomendamos comer en Estalagem Eira do Serrado, es un hotel con restaurante rodeado de este paisaje de montañas y precipicios, una buena opción para aprovechar el día.

eiradoserrado-hotel_01

rte vistas eira do serrado

Cabo Girão:

Es el acantilado más alto de toda Europa y el segundo más alto de todo el mundo. Uno de los sitios imprescindibles que debéis ver si vais a Madeira, pero que no es apto para personas con vértigo, como es mi caso. Estar a más de 580 metros de altura en una plataforma de cristal es morir de miedo. Desde el mirador las vistas del litoral de la isla son impresionantes. En 2014 la revista de viajes Condé Nast Traveler, definió al Cabo Girao, como el quinto Cabo Más Increíble del Mundo.

pie plataforma

vista cabo girao niños

Acantilado vista

vista desde arriba

Porto Moniz:

Otra de las visitas obligatorias si se viaja a Madeira. Porto Moniz es una localidad costera del noroeste de la isla, famosa por las piscinas naturales que se forman en las rocas volcánicas, donde en verano siempre es un lugar agradable para disfrutar de un baño. Al borde del mar podréis encontrar un paseo marítimo con cafeterías, tiendas de recuerdos y un Centro de Ciencia Viva, un lugar mezcla de ciencia y objetos culturales.

rocas porto moniz

piscinas porto moniz

Niños Porto Moniz

Teleférico de Funchal:

Uno de los planes básicos en nuestros viajes, el paseo en teleférico! Recorrer el cielo viendo la isla desde arriba siempre es una experiencia que nos encanta, disfrutando de los paisajes y los contrastes variopintos de la isla de Madeira. El teleférico parte de cerca de la Marina de Funchal y sube una colina a 600 metros de altura. Os recomiendo coger únicamente el billete de ida. Ahora os cuento la vuelta…

teleferico madeira vistas

teleferico

Carros de Cesto de Monte:

Esto es sin duda, el momento del viaje más divertido que recordarán los niños; imaginaos descender por estrechas y serpenteantes carreteras hasta Funchal, en cestos de mimbre. Este peculiar vehículo de transporte se remonta alrededor de 1850, y era la manera como bajaban los habitantes del Monte a Funchal.

imagen antigua cestos

 

Hoy en día es una de las atracciones turísticas de Madeira, y desde luego más divertida. En unas cestas de mimbre de dos asientos, sobre planchas y maniobrados por dos lugareños que usan sus botas de goma como frenos, vamos descendiendo literalmente “a tumba abierta” durante dos km aproximadamente, una aventura divertidísima!!

bajando cuestas

Cestas bajando

Los cestos están al final de las escaleras que van hacia la Iglesia de Nossa Senhora do Monte.

Nossa Senhora do Monte

Hasta aquí nuestras recomendaciones para vuestro viaje a Madeira, un destino que os sorprenderá, con un montón de cosas para hacer con los niños, una isla que os puede ofrecer un montón de experiencias para hacer un viaje en familia.