A 35 km al noroeste de Burdeos, se encuentra Saint-Emilion, un pueblecito medieval muy famoso porque desde que los  romanos plantaron los primeros viñedos en el siglo II a.C., esta región siempre se ha distinguido por la producción del vino. El origen de este pueblo se remonta al siglo VIII, después de que un monje bretón llamado Emilion, llegara a esta zona y se estableciera en una cueva. Años después se construye un Monasterio y en la Edad Media, Saint-Emilion ya se había convertido en un pueblo.

Hoy en Sweet Ale te vamos a enseñar qué ver en Saint-Emilion (Francia).

ale-st-emilion

Después de Marsella, Burdeos es el puerto comercial más importante de Francia. Desde la época de los romanos la exportación del vino fue la base de la economía de la zona. Burdeos aprovechó su estratégica situación en el Atlántico para ampliar su mercado vinícola. Fueron los mercaderes del siglo XIX, los que aportaron la prosperidad económica a la zona.

burdeos-puerta-gran-campana_3-imp

niños en Burdeos

Burdeos es la ciudad más famosa de esta zona pero, sin duda, para pasar unos días de vacaciones, nuestras preferencias van normalmente hacia sitios más pequeños y cómodos para recorrer andando con los niños.

En este mapa podéis ver la situación de Burdeos y en rojo, el punto exacto donde está Saint-Emilion.

situacion-saint-emilion

Saint-Emilion es uno de los lugares al que siempre nos gusta volver, cuando viajamos a Francia. Estas son nuestras recomendaciones:

QUÉ VER EN SAINT-EMILION:

  • Place de L’Eglise Monolithe:

Esta bonita plaza es uno de los sitios con más encanto de Saint-Emilion. Acabar el día cenando en esta plaza es uno de los recuerdos más bonitos que tenemos de nuestros viajes a Saint-Emilion. En esta Plaza es donde está situada la Iglesia Monolítica, excavada en la ladera de la colina donde se asienta este pueblecito.

plaza-st-emilion

ninos-plaza-st-emilion

  • L’Église Monolithe:

Esta Iglesia Monolítica es la más grande de Europa, de sus características. Está completamente excavada en roca caliza bajo tierra y fue construida entre los siglos XII – XVI. Esta Iglesia es el resultado de la ampliación de cuevas que se fueron excavadas por los monjes.

fachada-iglesia-monolitica

El interior sorprende por la amplitud de las naves. Merece la pena conocer el Saint-Emilion que se esconde bajo la tierra. Para conocer el enorme patrimonio subterráneo, nada mejor que contratar una visita guiada en la oficina de turismo, aquí tenéis la información.

Las famosas Catacumbas de Saint-Emilion están incluidas en la visita. En el siglo XV aquí era donde se enterraban a los religiosos y a los niños. Se conservan numerosas tumbas excavadas en el interior de esta Iglesia.

Esta parte de la visita no la olvidarán los niños… jajaja… los pobriños iban muertos de miedo…

catacumbas-pablo

catacumbas2

  • Vistas desde el Campanario:

Al igual que en todos los pueblos medievales es obligatorio subir a la parte más alta, para contemplar las mejores vistas; en Saint-Emilion esto no iba a ser una excepción. Es en esta parte más elevada del pueblo, donde residía la nobleza y desde la Plaza del Campanario, desde donde podremos disfrutar de las mejores vistas.

vista-st-emilion

En lo alto de la Iglesia a unos once metros de altura está el Campanario, que subiendo 196 peldaños nos situamos a casi 70 metros por encima de la ciudad. El Campanario está situado exactamente sobre la Iglesia Monolítica; su construcción empezó en el siglo XII y se terminó a finales de la Edad Media.

campanario

torre-campanario

  • Les Tertres:

Pasear por los callejones empinados peatonales, con pavimento irregular y situados entre preciosos edificios de piedra caliza, con rincones encantadores, tiendecitas ideales y coquetos restaurantes, es algo imprescindible en una visita a Saint-Emilion. En esta zona se les denomina “tertres” a estos callejones.

calle-saint-emilion

ale-st-emilion

detalle-calle-st-emilion

callejon-estrecho

rincon-calle-saint-emilion

  • Disfrutar de las vistas de los viñedos:

Saint-Emilion está rodeado de más de 5.ooo hectáreas de viñedos, la calidad de la tierra y el clima reúnen las condiciones perfectas para producir vinos como el Merlot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon. Recorrer parte de toda esta extensión de viñedos es algo que debéis hacer si visitáis Saint-Emilion. Hacerlo en bici también es una opción muy chula, en la oficina de turismo y en prácticamente todos los hoteles ponen a disposición de los clientes bicis para alquilar.

vinedos2

vinedos3

  • L’Église Collégiale:

La Iglesia Colegiata de Saint-Emilion fue construida entre los siglos XII y XV y es una de las más imponentes de la zona. Albergaba el colegio de canónigos agustinos que fue un monasterio hasta el final de la revolución francesa, merece la pena visitar el espectacular claustro.

colegiata-2016

colegiata-st-emilion

claustro-colegiata

  • Le Porte et Maison de la Cadène:

La Puerta de la Cadena separaba a los habitantes de la parte alta de la ciudad, los religiosos, de la parte baja, la clase laica. Antiguamente una cadena separaba socialmente las dos zonas de Saint-Emilion. La Casa de la Cadena es del siglo XVI, los tramados de madera en la fachada recuerda mucho a las construcciones de la zona de la Bretaña.

casa-de-la-cadena

puerta-casa-de-la-cadena

  • Les Lavoirs:

Estos lavaderos públicos del siglo XIX se surtían de los numerosos pozos y manantiales que recorren la ciudad. Era el lugar donde las lavanderas iban con la colada, convirtiéndose estos lavaderos en un lugar de encuentro. Estos lavaderos son muy bonitos, siempre adornados con flores, con tejados y vigas de madera.

lavadero

lavadero2

lavadero3

  • Halle du Marché:

Esta era la parte cubierta del mercado del pueblo, que se dedicaba fundamentalmente al comercio del grano.

halle-du-marche

mercado

  • Les Grandes Murailles:

Estas murallas son los vestigios de un Convento Dominico construido en el siglo XIII y destruído en la Guerra de los Cien Años, entre franceses e ingleses. Este Convento comprendía una Iglesia, un Claustro  y un Campanario, del que solo perduran estas imponentes murallas.

murallas-saint-emilion

  • La Tour du Roy:

La Torre del Rey es una torre maciza del siglo XIII. Esta edificación, que se puede ver desde cualquier parte del pueblo, está llena de misterio, no se sabe si se mandó construir como símbolo de poder, a día de hoy no se sabe muy bien la función que tenía.

torre-del-rey

  • Probar las especialidades gastronómicas: Macarons

Probar los dulces locales es algo que hay que hacer siempre cuando se viaja. Como nos encantan los macarons, probar esta especialidad gastronómica de Saint-Emilion, era algo imprescindible. Se elaboran con una receta de 1620, cuando las hermanas Ursulinas se establecieron en la ciudad.

fabrique-macarons

macarons

  • Visita a bodegas:

En esta región dominada por viñedos, algo que no podíamos dejar de hacer, era visitar alguna de las numerosas bodegas que se encuentran en Saint-Emilion. Nosotros escogimos le Clos des Menuts.

entrada-bodegas

ale-bodega

bodega

bodega2

Son numerosas las tiendas y bodegas que ofrecen los vinos de esta zona de Burdeos y Saint-Emilion:

venta-vinos-saint-emilion

tienda-de-vinos-saint-emilion

Pues hasta aquí algunas de las recomendaciones acerca de lo que podéis hacer en Saint Emilion.

Supongo que si no conocéis Saint-Emilion, ahora ya empezaréis a pensar que quizás este es un sitio al que podríais ir.
ale-foto-st-emilion

Esperamos que os haya sido útil toda esta información, si planeáis  un viaje a este bonito pueblo cerca de Burdeos.

ninos-st-emilion