Hoy en Sweet Ale vamos a descubrimos un sitio que no es demasiado conocido, se llama Can Sueño. Si os digo que es una casa en las montañas en la zona del Mediterráneo tampoco os dirá demasiado. Sin embargo, espero que al terminar de leer esto y ver estas fotos comprendáis que el lugar del que os vamos a hablar es mucho más que esto. Can Sueño es un lugar mágico en lo alto de las montañas cerca de Tarbena (Alicante). Os vamos a llevar a disfrutar de una auténtica experiencia gastronómica de la mano de una encantadora pareja de holandeses, Rob y Hennie; que un día cumplieron su sueño de reconvertir una propiedad en algo más que un restaurante. Un lugar donde disfrutar de la gastronomía de manera diferente, en cada época del año. Como nos encanta la primavera hoy vamos a disfrutarla en Can Sueño.

Hoy nos vamos a Can Sueño, uno de los lugares más inolvidables en los que hemos estado!!!

Can Sueño es una casa muy especial, llena de rincones mágicos, donde se respira una paz inmensa. Esta preciosa casa está cuidada hasta el más mínimo detalle, todo está en su sitio por alguna razón.

Rob y Hennie es una pareja de holandeses que compraron hace años una casa en una zona rocosa de las montañas de Alicante, la reconvirtieron en su vivienda y en un restaurante muy especial. Hoy en día Can Sueño es un referente en la gastronomía de la zona, que también ofrece la posibilidad de alojarse en un apartamento de lujo en la torre de la casa.

Cuando llamas a Can Sueño para reservar una mesa, únicamente te piden que estés allí a la una de la tarde y que seas muy puntual. Nos preguntan si tenemos alguna intolerancia alimenticia y si preferimos un menú elaborado a base de carne o de pescado.

A partir de aquí, os cuento paso a paso qué es lo que vives cuando vas a Can Sueño:

El trayecto hacia Can Sueño desde Altea es a través de una carretera de montaña, donde vamos disfrutando del paisaje, un trayecto de una media hora larga aproximadamente. De repente la carretera se termina y hemos de seguir por una pista de tierra, que en algún momento nos hace dudar de si nos habremos equivocado de camino.

Llamamos a la puerta, donde nos reciben Hennie y su marido Rob. Nos invitan a entrar, como si fuéramos unos amigos que van a comer a su casa. En medio de un ambiente muy cordial nos saludamos y nos presentamos todos.

Hennie y Rob nos enseñan la finca, la imponente vista hacia las montañas. Nos cuentan cómo llegaron hasta allí desde Holanda… escapando de la lluvia… eso ya nos hizo aumentar la simpatía hacia esta encantadora pareja. Como gallegos que somos, sabemos de lo que nos estaban hablando!!

Una vez dentro nos pasan a una terraza de la casa, empezamos a ver flores por todas partes, todo decorado con mucho gusto y muy elegante. Empiezo a pensar…. esto me va a encantar !!!

Nos pasan a los cinco a una mesa y nos sirven un aperitivo, vino o champagne para nosotros, y una infusión fría que hacen ellos, hecha con frutas y flores, que a los niños les encantó!!

Nuestra recomendación si vais a Can Sueño, es que a partir de ahí te dejes llevar y disfrutes del maravilloso ambiente que se respira en esta parte de la montaña alicantina.

Disfrutando del sol, el aire de la montaña y la naturaleza, y curioseando por el exterior, íbamos esperando tranquilamente a que llegaran el resto de comensales.

Al cabo de un rato nos pasan al comedor, donde nos explican en que va a consistir el menú y el vino que va a acompañar a cada plato.

En Can Sueño, los menús se cambian según la temporada, se elaboran con productos biológicos enfocados a la naturaleza y siempre con hierbas y flores frescas del jardín.

Parte del encanto de Can Sueño es que no sabemos qué vamos a comer

De aperitivo tomamos un mousse con apio, zanahoria, pipas de girasol, gengibre, queso y arándanos.

Sopa primaveral de espinacas.

Un paté de cordero con empanadilla de piñones y queso con ajo.

Sorbete de manzana, con naranja leche de arroz menta y rosas con gotas de cava.

Después de esta comida, nos acompañaron otra vez fuera, nos enseñaron otro rincón de la finca donde estaba la piscina y unas vistas imponentes sobre las montañas.

Mientras estamos fuera disfrutando de las vistas, en el comedor están limpiando la mesa y arreglando todo de nuevo, para el plato principal.

El plato principal consiste en un goulash, acompañado de un carpaccio de ternera gallega, tal y como nos especificó Heini, y un timbal de arroz aromático.

El broche final a este festival gastronómico, es un surtido de postres, un brownie, mousse de chocolate y unas pastas muy ligeras de pétalos de rosa.

El componente sorpresa es una de las cosas más divertidas de Can Sueño!!

Unas infusiones para todos para ayudar a la digestión, qué buena falta nos van a hacer…

Can Sueño fue el sitio que escogimos el año pasado para celebrar el cumple de Ale, cuando pasamos unos días de vacaciones en Altea.

Nos apetecía un lugar donde disfrutar de paz, tranquilidad, aire puro y naturaleza, donde estar todos juntos charlando tranquilamente y disfrutando de una comida sin prisas.

Como podéis ver Can Sueño es mucho más que un restaurante para ir a comer. Es un sitio muy especial para disfrutar de una comida en familia. Desde Sweet Ale os lo recomendamos porque nosotros lo disfrutamos muchísimo y cada momento es una sorpresa, no sabes lo que va a pasar, una experiencia muy divertida e interesante. Nos encanta compartir estos momentos diferentes en familia y enseñar a los niños todo tipo de restaurantes, que aprendan a saborear otro tipo de gastronomía, que sepan estar sentados durante un tiempo a la mesa. Por eso hoy nos apetecía compartir con todos vosotros este lugar mágico de las montañas alicantinas.

Por el ambiente mágico, el entorno tan maravilloso y la paz que se respira,

Can Sueño es un lugar que os enamorará!!!

Santi Santamaría decía que cocinaba para emocionar no para alimentar,

ese sentimiento es el que se transmite en CAN SUEÑO.

Desde Sweet Ale damos las gracias a Rob y a Heinni por habernos emocionado

a través de su cocina.

Can Sueño

Partida Bichauca 1, 03518 Tàrbena (Alicante)

0034-966183244
 info@cansueno.com