La capital de Portugal tiene muchos alicientes para hacer un viaje. Lisboa es una ciudad con muchos encantos que está en constante movimiento. Sin embargo en los alrededores, también hay lugares muy interesantes, que merecen una visita. Hoy te recomendamos 8 sitios que visitar cerca de Lisboa. Se trata de excursiones que puedes hacer en un mismo día desde Lisboa, para aprovechar más tu viaje. Te contamos cuáles son y la distancia que las separa de la capital de Portugal. Si te animas a viajar a Lisboa no te pierdas estos

8 Sitios que visitar cerca de Lisboa

Este Parque Natural está situado a 30 km. de Lisboa y forma un auténtico pulmón verde en el centro de Portugal. En la Serra de Sintra se concentran algunos de los monumentos más importantes de Portugal.

Tómate tu tiempo y dedícale algo de tiempo a explorar la cantidad de sitios interesantes que se encuentran en la Serra da Sintra, merece la pena ir varias veces y disfrutar con calma de todo lo que ofrece.

Palacio da Pena:

Este Palacio del siglo XIX es una combinación de estilos arquitectónicos diferentes, mudéjar, barroco y  manuelino; combinados con elementos típicos de la arquitectura portuguesa como son los azulejos.Una vez llegamos arriba nos sorprende el fuerte colorido de las fachadas del Palacio, que está considerado como una joya situada entre el mar y las montañas. Está considerado uno de los “castillos” más bonitos de Europa.

El color de sus torres almenaras en tonos rosa y amarillo, sus cúpulas, sus arcos de herradura de estilo morisco y sus maravillosas vistas sobre la Serra da Sintra, hacen que sea uno de los monumentos más visitados de Portugal.

Quinta da Regaleira:

La Quinta da Regaleira es de principios del siglo XX. Por aquella época un noble portugués con la ayuda del arquitecto Luigi Manini construyó este espacio único, que incluye un Palacio, un lago, varios torreones, una Capilla y un impresionante Pozo Iniciático. El resultado de esto fue un conjunto arquitectónico de estilo manuelino, romántico, neogótico y mitológico. Un lugar realmente sorprendente.

Este noble portugués llamado Carvalho Monteiro le encargó a Manini, que viajase por Europa para que tomara nota de los movimientos artísticos, corrientes y estilos para plasmar posteriormente en la Quinta da Regaleira.

Este profundo pozo de piedra, en forma de espiral, es una referencia masónica. Tiene 9 pisos conectados por escaleras, que simbolizan el infierno de la Divina Comedia de Dante. Pasamos desde la rosacruz pintada en el suelo, y desde el interior de la tierra (atravesando los nueve niveles entre el infierno, el purgatorio y el cielo que aparecen en la Divina Comedia) llegamos a la superficie.

Ericeira está a unos 50km de Lisboa. Es uno de nuestros destinos favoritos de la costa portuguesa, lo descubrimos hace algunos años y desde entonces siempre que podemos, volvemos. Fue escenario de un hecho histórico, el 5 de Octubre de 1910, el Rey Manuel II embarcó aquí camino del exilio, mientras que en Lisboa se proclamaba la República.

Este pueblecito en blanco y azul es amor a primera vista!

Es un pueblecito pequeño donde la temática surfista lo inunda todo,

pero convive perfectamente con el pueblo pesquero que fue y sigue siendo.

Su emplazamiento a orillas de un acantilado es espectacular, y sería prácticamente inaccesible a no ser porque, se ha acondicionado, para poder contemplar el paisaje, hasta tal punto, que en las rocas hay escaleras con pasamanos, bancos y superficies alisadas para poder acceder mejor a los rincones más difíciles.

  • Azenhas do Mar:

Este pueblo de casas blancas está construido sobre un acantilado. Está situado a 30 km de Lisboa. La imagen de sus casitas blancas en lo alto del acantilado es una de las imágenes más típicas de la costa portuguesa.

Una piscina de agua salada que se forma con el agua del océano, cuando sube la marea, es todo un espectáculo!

Este es un lugar muy especial. Si viajáis a Lisboa, y hacéis una escapada a Azenhas, os recomendamos comer en  Restaurante Azenhas do Mar , para disfrutar de un buen pescado con unas vistas espectaculares.

Tomar es una ciudad en el centro del país, cargada de historia que es Patrimonio de la Humanidad. Fue una de las ciudades más importantes de todo Portugal, ya que tenía una localización defensiva privilegiada. Es una ciudad muy interesante, ya que después de que el primer Rey de Portugal se la donara a los templarios, fue durante mucho tiempo la Sede de la Orden de los Templarios. Tomar está a orillas del río Nabao, en una colina coronada por un imponente Castillo Templario del siglo XII.

Este Monasterio está a hora y media de Lisboa. Es un ejemplo del estilo gótico manuelino, al igual que la Torre de Belem en Lisboa. Destaca por la gran cantidad de detalles que hacen referencia a la vida marinera, a la que desde siempre se le rindió homenaje en Portugal, que fue una importante potencia de ultramar. El Monasterio de Batalha se empezó a construir en 1386 y tardó dos siglos en completarse.

Dentro del Monasterio destaca la nave central con sus vidrieras, la capilla del Fundador donde está la tumba de Joao I y Enrique el Navegante, uno de los protagonistas de la Era de los Descubrimientos, los dos Claustros y las famosas Capillas Imperfectas. Como su nombre indica, nunca llegaron a concluirse y sólo se puede acceder a ellas desde el exterior del complejo.

Claustros

Capillas Imperfectas

Este imponente Monasterio es uno de los testimonios más impresionantes de este estilo arquitectónico en Portugal. Es la principal atracción de Alcobaça, una pequeña población situada a 120 km de Lisboa. Este Monasterio es una de las Siete Maravillas de Portugal y se le conoce también, como la Abadía de Santa María. Su construcción empezó en el año 1178, por los monjes de la Orden del Cister. Actualmente es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El Claustro de D. Dinís, las dependencias, las cocinas, etc. todo está restaurando perfectamente y al más fiel estilo de la época en la que se construyó

Mafra es una población situada a unos 30 km de Lisboa. Si viajáis a Lisboa, no dejéis visitar el Palacio Nacional de Mafra y una de las bibliotecas más bonitas del mundo, que está en el interior de este Palacio.

Antiguamente, este Palacio fue un convento franciscano, por lo que se le conoce también como el Real Convento de Mafra. En el siglo XVIII fue erigido por el rey João V de Portugal, para su mujer Maria Ana de Austria, que le prometió construir un monasterio si ésta le daba descendientes.

Hoy en día es uno de los monumentos más importantes de Portugal.

El Conjunto del Palacio Nacional de Mafra lo forman el antiguo Convento, el Palacio Real y una bonita Basílica.

El Monasterio fue abandonado por los monjes franciscanos que lo habitaban tras la disolución de las órdenes religiosas, llevada a cabo por la reina María II.

Cuando el último rey portugués Manuel II partió hacia el exilio, el Palacio quedó deshabitado a principios s. XX

Cuenta la leyenda que el rey huyó a través de un túnel escondido que conectaba el Palacio con la localidad de Ericeira.

Cascais es un pueblo situado a 25 kilómetros de Lisboa. Una bahía de arena y un antiguo pueblo de pescadores en su origen que fue escogido a mediados del siglo XIX por la nobleza europea como su lugar de veraneo. El casco histórico es un conjunto de callecitas con pequeñas mansiones y restaurantes orientados al turismo.

Destaca la playa de la Reina, situada en el mismo pueblo.

La costa salpicada de antiguos Palacetes, hoy en día reconvertidos muchos de ellos en Hoteles, y puntos de interés como la playa do Guincho, la Boca do Inferno, o el Cabo da Roca, hacen de Cascáis un destino muy entretenido para pasar unos días en familia.

Aquí te contamos 10 sitios imprescindibles para ver en Cascáis.

Así que ya sabéis, aunque Lisboa tiene muchos atractivos,

dejad unos días para hacer excursiones por los alrededores !!