La Mer de Glace es un glaciar situado en una de las laderas del Mont Blanc, en los Alpes franceses. Es el glaciar más largo de Francia. Tiene 7 km de largo y 200 metros de profundidad.

Si viajas a Chamonix para pasar unas vacaciones en Francia, la excursión al Mer de Glace o Mar de Hielo es uno de esos lugares de gran belleza, que siempre recordarás.

El Aiguile du Midi es otro sitio espectacular del que os habíamos hablado hace tiempo, en nuestro post: Diversión en las montañas. El Aiguille du Midi ofrece una vista de 360° sobre los Alpes franceses, suizos e italianos, a 3.842 m.

La Mer de Glace está en Chamonix, en el corazón de los Alpes. Es una famosa estación de ski en invierno y en verano es perfecta para hacer excursiones. Hoy os enseñamos un recorrido precioso entre montañas, que dura unos 30 minutos y acaba en una gruta de hielo excavada en el glaciar, un final inolvidable para los niños!!.

Para acceder al Mer de Glace y a la Gruta de Hielo, se puede ir desde el pueblo de Chamonix por estrechos caminos de montaña; pero como pensamos hacer la excursión con niños, hay un trayecto mucho más fácil para hacer con ellos. Se trata de ascender en el famoso tren rojo de principios del siglo pasado.

El trayecto dura 20 minutos, desde el valle hasta el glaciar. El recorrido en este característico tren cremallera, empieza en la estación de Chamonix. Es una maravilla de recorrido con espectaculares vistas sobre los Alpes. Llegamos a una parada a 1913 metros, donde hay una panorámica impresionante del Mer de Glace.

Desde la plataforma donde nos deja el tren tenemos una preciosa panorámica de las montañas vecinas con cimas como Les Drus (3754m), Les Grands Jorasses (4205m) y la Aiguille du Grepon (3482m). 

En esta plataforma podemos hacer fotos espectaculares y tomar algo en el Bar Panoramique.

Para llegar a la Gruta de Hielo tienes 2 opciones:

a través de un sendero pedestre, o si lo prefieres, puedes ir en telecabina; aunque te recomiendo el paseo, que no dura más de 30 minutos y los niños lo pueden hacer sin problema.

Tanto si desciendes hasta la Gruta de Hielo, en telecabina como por el camino de las montañas, ten en cuenta que hay más de 400 peldaños hasta la entrada de la gruta. Se accede a través de unas pasarelas metálicas.

Esta excursión aparte de disfrutar de unas maravillosas vistas de los Alpes, nos ofrece la oportunidad de comprobar y comentarle a los niños el tema del calentamiento global.

El glaciar al que llegamos debido al calentamiento global, ha perdido entre 3 y 4 metros de espesor cada año. Podemos ver la evolución del glaciar en los 2 últimos siglos. El declive empezó a mediados del siglo XIX. En 1850, la extensión del glaciar tenía 2 km más que ahora. Desde el pueblo de Chamonix se podía ver el glaciar. Cada año se incrementa la velocidad en la que el hielo va desapareciendo y hay que caminar 15 pasos más debido al descenso del nivel del hielo.

El glaciar se mueve de manera natural cada año, unos 90 metros. Esto hace que cada año tenga que rehacerse la gruta.

Grotte Mer de Glace

Llegamos a la  Grotte Mer de Glace (cueva de hielo) y entramos  en el corazón del glaciar. Esta cueva se talla cada año desde hace medio siglo. El glaciar se mueve y cada año la cueva varia de sitio, así que la anterior cueva se abandona y se va tallando la siguiente dentro del glaciar.

Dentro de la cueva hay diferentes esculturas y muebles esculpidos en hielo.

Llama la atención el  impresionante azul intenso en sus paredes.

Si vais a planear un viaje a los Alpes Franceses este verano,
no os perdaís esta excursión en Chamonix.