Te imaginas estar en una piscina natural de agua caliente en pleno invierno?

Esta semana te contamos donde encontrar  4 termas en Galicia, para disfrutar en invierno.

Termas exuberantes, escondidas y reconfortantes para relajarte y desconectar un poco.

Las Termas de Outariz son de estilo japonés, con piscinas al aire libre y vistas al río Miño. Estas termas ofrecen servicios pensados para mejorar el equilibrio físico y mental.

Las termas incluyen dos circuitos termales para realizar en un recorrido de 90min de agua termal, que aseguran una mejora en su equilibrio y bienestar general:

Circuito Zen: A través de un recorrido de 6 termas en madera, piedras ovaladas con estética japonesa y aguas en calma a elevadas temperaturas se obtienen beneficios que proporcionan la relajación muscular.

Circuito Celta: Termas de piedra que simulan a los Castros y  Dólmenes de la antiguas civilizaciones celtas que poblaron Galicia en el pasado. Se caracteriza por aguas en movimiento a partir de chorros, para eliminar tensiones, contracturas musculares…  

Las Termas de Prexigueiro son conocidas por las propiedades terapéuticas que poseen, para tratar problemas musculares y enfermedades reumáticas.

Estas aguas sódicas, bicarbonatadas y de naturaleza sulfurosa, ofrecen una amplia y renovada oferta de tratamientos.

Las pozas de las Termas de Prexigueiro se caracterizan por estar hechas en piedra natural, en la que se encuentra agua a altas temperaturas, entre los 36º a 41º.

Muy recomendable la ruta termal al aire libre de cinco pozas de agua caliente llamada Kumano Kodo (camino de peregrinación japonés del mismo nombre, cada poza tiene el nombre de uno de los templos japoneses que abarcan este camino de peregrinación.

Las Termas de A Chavasqueira estás situadas a orillas del río Miño.

Dos manantiales a 60º y 61º con aguas de mineralización media bicarbonatadas, sódicas, fluoradas, litínicas y sulfuradas.

Las instalaciones están pensadas para disfrutar del agua en un ambiente tranquilo y de inspiración zen, con una cuidada arquitectura. Su circuito lúdico-termal se organiza en:

  • Rotenburo: Combinación de tres piscinas construidas en piedra al aire libre, con agua a 41º C
  • Ofuro: Bañera interior en piedra, con agua a 39º C
  • Templarium: Sauna zen de piedra y losa a 40º C y 70% de humedad
  • Sudarium: Sauna japonesa de piedra y madera a 45º C y 85% de humedad.

Mondariz (Pontevedra) está considerada como en una de las villas termales más importantes de toda Europa.

El Balneario está situado muy cerca del río Tea, en el interior de Galicia, durante tres años seguidos estuvo considerado como el mejor Balneario de España. Tiene una extensión de 3.000 m2 dedicados al relax a través del agua.

En 1872 se descubre que el agua surgía a 18 grados, a la que se le atribuyen propiedades curativas. Un año después consigue obtener la declaración de utilidad pública.

Destaca el Balneario Celta, donde se hace un circuito basado en la ancestral cultura termal celta.

En el exterior, una pequeña piscina de agua caliente al aire libre con vistas al monte, es uno de los grandes atractivos.

Un planazo de invierno, para aprovechar las propiedades del agua

que mana de la tierra a altas temperaturas, en galicia.