Holanda es uno de los mejores lugares para viajar con niños. Después de pasar nuestras vacaciones de verano en los Países Bajos, estamos convencidos de que Holanda ofrece una calidad de vida que no encuentras en otros países europeos, ciudades con modelos urbanísticos muy relajados, naturaleza integrada en la vida cotidiana y donde los niños son siempre bienvenidos.

 

Hoy te voy a contar  donde podéis visitar granjas en Holanda con niños, os enseñaré alguna donde os podéis quedar a dormir y algunos de los molinos más famosos de los Países Bajos.

Holanda tiene una amplia oferta de actividades para hacer con niños y un saber disfrutar de la naturaleza y el entorno realmente envidiable.

Esta granja está a las afueras de Utrech y nos encantó. Hay una barbaridad de granjas para visitar con niños en Holanda, pero esta nos encantó por el ambiente, y porque no es demasiado grande

Hoeve de Geertje hace que la vida campesina sea habitable para jóvenes y mayores. Nuestra granja con cabras y cerdos, nuestra propia fábrica de quesos, la tienda de la granja y el restaurante de almuerzo hacen que una visita a la granja valga la pena. 

Estos espacios al aire libre aparte de animales, también tienen lugares para que jueguen los niños, y terraza para que los padres tomen algo mientras los niños juegan. Hay un restaurante y una tienda donde se venden los productos locales.

Esta granja “de experiencia” está a las afueras de Utretch. En ella los niños interactuan con los animales y desde muy pequeños los niños de la ciudad tienen la oportunidad de conocer las actividades del campo, saben como se elabora el queso, y tienen contacto con el mundo rural.

Hay muchos animales en la granja, como cabras de ordeño, que pastan en los campos de alrededor. En la granja se procesan productos como queso de cabra fresco, requesón y especialmente queso de cabra dorado. Se producen en la fábrica de queso. El queso después se vende en la tienda.

Un lugar donde los niños de la ciudad mantienen el contacto con el mundo rural y aprenden la vida del campo.

Una buena manera de conservar y aprender las tradiciones.

Frente a la granja hay un puesto de fruta de los de carretera, pero en los Países Bajos sacan tanto partido a todo, que justo donde se encuentran los puestos de fruta hay unos grifos para que laves la fruta  y un campito con juguetes para los niños y mesas para que la tomes tranquilamente. Me encantó!!!

ALOJAMIENTO EN UNA GRANJA – Sint Nicolaashoeve

El Sint Nicolaashoeve es una granja de experiencia con apartamentos de vacaciones para familias, en medio de una granja con animales. Si te apetece compartir esa experiencia con tus hijos, este es el lugar, para alojarte en una granja. Desde la terraza de los apartamentos hay bonitas vistas sobre el huerto, el dique y los prados.

Hay apartamentos de 1 -2- y 3 habitaciones, según lo que necesites.

Sint Nicolaashoeve se encuentra a 300 metros del bonito pueblo de Nieuwveen. Allí puedes encontrar supermercado, panadería, carnicería, tienda de bicicletas (con alquiler de bicicletas), cafetería, bar y pizzería. Nieuwveen es parte del municipio de Nieuwkoop, conocido por sus hermosos pólderes.

Amsterdam, La Haya, Leiden, Gouda, Delft, Rotterdam y Utrecht están a menos de 30 kilómetros de distancia.

Kinderdijk, se traduce como el ‘dique de los niños’, se encuentra en el pólder de Alblasserwaard. Está situado en una tierra que se ha recuperado al mar, en una llanura dedicada al cultivo. El pueblo está en la parte occidental de los Países Bajos, en gran parte por debajo del nivel del mar.

Estas tierras han sido propensas a las inundaciones a lo largo de los años, a pesar de la construcción de canales y diques, incluyendo la inundación en 1421 de Saint Elisabeth que mató a miles de personas después que algunos diques se rompieran por varios lugares. Para frenar las inundaciones, los molinos de viento de Kinderdijk fueron construidos en 1738 y 1740, moviendo el agua de las áreas inferiores a los lugares más altos del río. 

19 de los 20 molinos de viento son originales, y fueron designados Patrimonio de la Humanidad en 1997.

Dos molinos se han convertido en museos, se pueden visitar y tienen una escalera para ver el interior. 

Descárgate la app gratuita KINDEDIJK

En la aplicación puedes encontrar todo lo necesario para sacar aún más provecho de su visita. Organizar fácilmente entradas y recorridos de audio con su teléfono móvil. Asegurate de tener auriculares y una batería llena.

La aplicación Kinderdijk le permite experimentar la historia con todas las comodidades modernas que necesita.

Los famosos molinos de viento de Kinderdijk se elevan sobre los pólderes del Alblasserwaard, con sus poderosas alas orgullosamente al viento. Sin embargo, estos gigantes históricos son solo una pequeña parte de una enorme interacción entre las personas, la tecnología y la naturaleza. Hace mil años, toda esta área era una gran turbera intercalada entre ríos salvajes y el rugido del mar. Los cazadores y los pescadores solo llegaron aquí en verano, si el agua era lo suficientemente baja.

No dejes de probar los poffertjes, que son como unos pancakes pequeñitos, redonditos, cubiertos con azúcar glass y mantequilla. Están riquísimos y los encontrarás por muchas ciudades y sitios turísticos en los Países Bajos. Antes de empezar el paseo de los Molinos de Kinderdijk hay un puesto donde te los hacen al momento y te aconsejo que compres una cajita. Están buenísimos !!.

Otro conjunto de molinos muy famoso es el de los Molinos Zaanse Schans, están situados en Kalverringdijk 23 -1509 BT Zaandam.

Si quieres descubrir cómo se vivía en Holanda durante los siglos XVII y XVIII, no dejes de ir a visitar los Molinos de Zaanse Schans. En este espacio puedes ver las casas típicas, molinos, una fábrica de estaño y una granja lechera con productos artesanales. Podrás ver el estilo antiguo de Zaandam por fuera y por dentro. 

Es como una pequeña recreación del modo de vida rural de los antepasados que vivieron en estas tierras. En esta zona del Zaanse Schans se construyeron más de 600 molinos durante el siglo XVII. Esto la convirtió en la primera región industrial. Los molinos se usaban para moler especias y producir pintura, tablas de madera, tintes y óleos. Todos estos molinos siguen en pie y se pueden visitar. Aquí se puede ver cómo funciona la maquinaria de un molino.

El Zaans Museum tiene una colección extraordinaria de utensilios, ropa y cuadros. Aquí también podrás visitar la Verkade Experience, donde te sentirás como en una fábrica de chocolate del siglo XX. La maquinaria original sigue en funcionamiento para hacer los mejores chocolates y galletas. De hecho, el aroma a chocolate según sople el viento inundará toda tu visita.

Zaanse Schans es un pueblo holandés que actúa como un museo al aire libre en el que aprender las costumbres y tradiciones del país en los siglos XVII y XVIII.

A mí me recordó mucho al museo  Skansen, en Estocolmo, que fue el primer museo al aire libre de todo el mundo. Fue creado para enseñar el modo de vida rural de los habitantes de Suecia antiguamente.

Como podéis ver los planes con niños en Holanda son muchos y muy variados, no crees que podrían ser los Países Bajos tu próximo destino para unas vacaciones en familia?